VAN DER KRITZ

AMULETO

 

“Si el vacío fue imaginado, todo es imaginable"


Nos inspiramos en universos fragmentados y fracturados, la cornucopia del barroco americano y la agonía tensa pero unificada de las formas, el desvanecimiento de los seres y las cosas que quedaron despojados de su aura y de su fuerza, así como en la pérdida de referencias y de sentido, rasgos que marcaron las condiciones en las que se desarrollaron los mestizajes desencadenados por la conquista del nuevo mundo.


Fuera de los esquemas de la historia lineal, buscamos poder pensarnos en la pluridimensionalidad, engendrando seres extraños y deformes que combinan los fragmentos más diversos, a través del maquillaje y el furor transformista de los cuerpos. Enfrentándonos a un medio caótico y sensible, bajo un impulso plutónico, de un fuego originario que rompe y unifica, creamos amuletos con todos los testigos y artefactos de la historia amarga, contra los desastres del sistema modernizador impuesto por la razón instrumental en América Latina.
 

CARBONO 14 - ORACULO DE HIELO

 

A partir de los hallazgos arqueológicos que se revelaron de forma natural por el retroceso de los glaciares y el calentamiento global, comenzamos a pensar el hielo como un contenedor de memoria. La duplicidad de este proceso climático y político, es que a medida que estos hielos que existieron durante miles de años, nos revelan el misterio de nuestros antepasados,  también nos evidencian el fin de la vida en la tierra. 

La obra se desarrolla en torno a este momento de emergencia global, y de como a través de la  transmutación de las formas podríamos accionar nuestra memoria ancestral, en búsqueda de respuestas que nos permitan re-imaginar el futuro para una mejor forma de habitar la tierra, ya que la explotación del planeta y la conquista de las especies, en post de la acumulación de capital, dieron inicio al colapso inminente del mundo que habitamos.


La humanidad necesita reencontrarse con sus antepasados sensibles, con sus filosofías y ritos afines a todos los seres de la tierra, con la bruja intuición, con las inscripciones en hueso, con un collage infinito de afinidades y formas. La mezcla entre inicio y fin, ciencia y magia, mito e historia,  se conectan  en su propia diferenciación; creando un momento sagrado que transluce la posibilidad de un futuro híbrido, que celebra la cooperación en la ambigüedad.


Esta investigación nos ha llevado a construir un taller/cueva/laboratorio/oráculo donde experimentar afinidades entre el dibujo, la fotografía, el collage, el objeto  y el grabado, desarrollando piezas visuales híbridas, buscando métodos espirituales propios.

6
8
10
5
11
v6
Name  
Email  
Country  
Message  
el zorro de arriba y de abajo se reúnen y coinciden.
vdk 9
img_0012

TEATRO PARA LA RESURGENCIA DE LAS PIEDRAS 

 

"Teatro para la resurgencia de las piedras", presenta una celebración futurista, como propuesta de nuevos mundos posibles, y presentes abiertos a múltiples tiempos y espacios.
Los escenarios son creados a partir de una escenografía negra, conformando un légamo germinal, para jugar y celebrar acciones colectivas, prácticas rituales, formales y auditivas, como forma alternativa de adquirir conocimiento.


A diferencia de la noción teatral de"representacíon" donde cada cual tiene su identidad, en los actos rituales todos los entes están vinculados entre si y manifiestan una condición medial, de modo que pueden ser OTRO y lo mismo sin necesidad de continuidad, entrando a un eterno juego de espejos, donde todo ocurre siempre por partida doble. Esta capacidad de desdoblamiento, característica de lo sagrado multiforme andino, se pone de manifiesto en el manuscrito de huarochirí, cuando una vez consumado el juego de intercambios solidarios, dioses, humanos, animales y objetos se convierten en piedra.


Construcciones geométricas metálicas, bailan en el aire como sonajas sagradas para manifestar nuevas formas de vida al mundo de arriba. Sonando al tiempo turbulento de las resurgencias, todas las formas son dirigidas por todas las formas. Todo sabe. Todo señala.


En los actores principales se propone la figura de los cuenteros mallkus, la unión de los telúricos (avatares del mundo de abajo, con forma cónica y materia de montaña) para la "transmisión" de los saberesentires ocultos, así como también, de los conocimientos de nuevos seres duales que se hermanan, como condición para el discurrir de la fuerza vital que sostiene a todo en el universo. Estos cuenteros mallkus, podrían enseñarnos algunas formas posibles de habitar la tierra, en estos tiempos peligrosos y siniestros.
Los arroyos, cuevas, terrenos y rocas de los escenarios están contaminados, inspirados en lugares devastados por la extracción de combustibles fósiles, y por la minería del oro, uranio, plata y otros metales. Terrenos eviscerados por la deforestación y la agricultura intensiva que llevaron al agotamiento del agua y de los nutrientes del suelo.


Con esta obra, nos proponemos llevar adelante un proceso de transformación epistemológica, a partir de la recuperación de saberes indígenas, para esto nos resulta acertado el análisis de “textos, testimonio” que recién hoy resultan comprensibles y valorables en su profundo tenor gnoseológico, como el trabajo de Zenón Depaz Toledo, una investigación basada en un delicado análisis del Manuscrito de Huarochiri.
Como paso imprescindible en el proceso de decolonización, desarrollando una apertura de conocimiento que trascienda el dominio de lo humano, el interés está motivado por la necesidad de comprender aquellas formas de producción de sentido que han sido dominantes en culturas precolombinas, la constelación de cuerpos en movimiento, la composición plástica y la musicalidad que se traman en la experiencia ritual.
Un etnodrama visual, vinculando la biogeometría, la ecología, la evolución, el animismo y la ciencia, en una escena teatral oscura y melancólica, donde todos somos actores a la sombra de la catástrofe ecológica y espiritual.


 

OBSERVATORIO SINTÓNICO

 


Un diálogo cósmico conecta el mundo de arriba (hanaq pacha) este mundo (kay pacha) y el mundo interior (uku pacha). La llama celeste ( yaqana), una mancha negra con dos estrellas por ojos, camina por el interior profundo de la vía láctea, comunicando a los hombres señales. Adorar estas figuras estelares, los hacía prosperar, configurando así, una co-operación a escala cósmica.” Manuscrito de Huarochirí.


La crisis planetaria nos ha devuelto a las sombras. Una oscuridad cognitiva, en la cual no podemos ver claramente, pero si nos acostumbramos a esa penumbra, quizás nos lleve a descubrir otras formas de conocimiento. Vivimos en más escalas de tiempo de las que podemos comprender, el poder computacional nos ha permitido visualizar cosas que nuestros sentidos no podían captar. Y luego, por alguna extraña razón, todo se puso brillante. Los espacios del sistema circulatorio se abrieron y estábamos listos para este viaje mutante. 


Nuestro hogar, transformado en una cápsula, viaja en la materia oscura del tiempo, explorando la alquimia que da forma a las antropotécnicas de dominio. Vivir en la crisis, es la oportunidad de reorganizar lo que somos, obligándonos a pensar y sentir en múltiples capas que desorientan conceptos normativos como 'presente', 'vida', 'humano' y 'naturaleza'. La “sintonía”, que podemos relacionar con la episteme indígena animista, implica convivir con una multitud de entidades que nos rodean y penetran. Crisis y crítica se convirtieron en dos palabras talismán, en un espacio que se volvió inquietantemente extraño y luminoso. 


A partir de trabajos de lectura y escucha, como la exploración del manuscrito Dioses y Hombres de Huarochirí, el concepto Ch'ixi, y textos sobre ecología oscura, logramos habitar el sur como reverso del mundo hegemónico, un territorio donde otro cielo nos mira, donde podemos soñarnos con dos estrellas de ojos.


Las obras tienen como estructura el primer atlas gráfico de los dos hemisferios celestes, llamado: “Uranometría”, como resultado de la época de los descubrimientos europeos y la Colonización de América. Mezclamos ambos hemisferios, dejando solo las constelaciones que se chocan como acción de giro decolonial. Dos niveles que parecen completamente separados se voltean entre sí, para dar como resultado la chispa de una extraña constelación. Un diagrama de palabras como flujo del pensar, no como teoría, sino como esbozo.
Hemisferios mezclados ( Ch'ixi  ), ondulando con la nada, como una tira de Möbius. 


Tanto el “observatorio sintónico”, como la serie de “dibujos circulatorios” nos revelan que el conocimiento es una red de hechos colectivos en sintonía con los pulsos cósmicos. Un ritual de la conciencia, alimentado por un ojo de agua, que conecta las profundidades de la tierra con el mundo de los astros, fluidos de saberes antiguos, fluidos digitales y nutritivos, que viajan escondidos por venas celestes, que van desde los Andes hasta el Río de la Plata. Energías moleculares, que nos permiten asumir la perspectiva del brillo, escuchando la voz del jaguar, abandonada en la materia oscura del tiempo.
 


 

os

ILLA. EL CIELO DE LOS ESPECTROS

 

(La palabra “illa” en quechua, significa resplandor súbito, apertura de luz que produce

claridad, entendimiento y revelación.)


Los dibujos, son constelaciones (avatares ch ixi) de un cielo imaginario que tiene como estructura el “choque de estrellas” entre el hemisferio norte y el hemisferio sur del Atlas estelar,“Uranometría". Están realizados con trapos y agua lavandina, dos elementos que activaron nuestra necesidad de producir conocimiento afectivo a partir de lo cotidiano de un presente en crisis. 


La red de hilos, digital, neuronal, multicultural y las constelaciones de manchas que quedaban en nuestra ropa, abrieron un nuevo portal desde donde bajar información.
Nacía un nuevo lenguaje simbólico, un cielo oscuro-motherboard, enviando señales de información

escondida y profunda. 


El mito andino, los tejidos jalq’a, la ciencia ficción y el lenguaje digital, nos ayudaron a cargar de ánima a nuestros trapos, como una red poderosa de cuidados y una plataforma de convivencia entre especies. 
Un tejido donde organizar temas que van desde la precarización de las economías y las nuevas configuraciones del poder, hasta los rituales indígenas, multidimensionales y regeneradores.
La acción de dibujar con un pincel sin pintura, pincel-ciego, nos produce una sensación de encantamiento y vértigo a la vez, no deja registro de su gesto hasta pasados unos minutos, donde el dibujo, lentamente, comienza a revelarse como un espectro. Buscamos convertir la mirada en parte de una experiencia completa y orgánica, Intentando reintegrar el ojo, mojado, irritado y digital al cuerpo.
 

045a6717